C. ENFERMEDAD
QWERTY
42. Si paso el COVID-19, ¿me puedo volver a contagiar?
En otros coronavirus como el SARS cov de 2003, se ha observado seroconversión de IgG en plasma a los 10-15 días y que esta persistía en el tiempo (77)(78)(79)
En un estudio experimental en China con cuatro monos rhesus, se les inoculó SARS-CoV-2 y tres de ellos enfermaron (pérdida de peso, apetito, fiebre y alteraciones radiológicas pulmonares), mientras que los cuatro presentaron cargas virales similares en nariz, faringe y mucosa anal. En el día 7 se sacrificó a un mono sintomático para medir los efectos patógenos y la carga viral en diferentes localizaciones. En los tres monos supervivientes, se midieron anticuerpos específicos a los 3, 14, 21 y 28 días, presentando aumento significativo de los títulos hasta 1:8 en un caso y 1:16 en dos casos. Tras la recuperación, se volvió a inocular a los monos con SARS-CoV-2 y ninguno tuvo síntomas, ni se detectó la presencia del virus en nasofaringe ni mucosa anal (80).
En un estudio en 285 pacientes se evidenció que se generaba IgG positiva a los 20 días del inicio de los síntomas, pero solo el 82,9% cuadriplicaba los títulos de la IgG (81). Otro estudio en Shenzhen en pacientes hospitalizados (incluyendo a pacientes leves, moderados, graves y críticos) (n:41) (82), la seroconversión para IgG tardó una mediana de 11 días (8-16) y de 14 días (8-28) para IgG desde el inicio de los síntomas. El título más alto de IgG se alcanzaba el día + 30 y el de IgM el día +18, posteriormente los niveles descendían. Los niveles según gravedad varían, se pueden ver en las siguientes gráficas:
Otros autores generan otras hipótesis con más prudencia. En un estudio habla sobre reinfección en casos de pacientes hospitalizados. El artículo no está traducido pero en su abstract refiere que esto se debe a múltiples factores, su hipótesis se basa en la posible mutagénesis del virus, los falsos positivos de la PCR, comorbilidades de los pacientes, el uso de corticoides y la gravedad de la neumonía al inicio (83).
En una revisión bibliográfica, se habla de la disregulación inmune que genera el virus y de cómo esto puede afectar negativamente al desarrollo de la inmunidad adquirida. En este mismo artículo se hace referencia a trabajos en los que pacientes inmunosuprimidos no desarrollan complicaciones de la enfermedad, probablemente debido a los fármacos que tienen pautados (84).
En un estudio se ha realizado seguimiento a 175 pacientes con diagnostico de COVID19, que cursaron con síntomas moderados y que no recibido tratamiento por parte de la UCI. Se observó que un 30% no desarrollan anticuerpos eficientes contra el SARS-COV-2. Los pacientes entre 60-85 años de edad triplicaban los anticuerpos a diferencia de los grupos en 15-39 años. A su vez estos pacientes que triplicaron anticuerpos, habían tenido recuentos muy bajos de linfocitos y un aumento significativo de la PCR. Este estudio todavía está pendiente de ser revisado y publicado (79).
Actualizado: 03/05/20
Copiar enlace