186. ¿Qué dicen los estudios sobre la reutilización limitada y uso mantenido de mascarillas N95, FPP
El “uso mantenido o extendido”(282)(283) se define como el uso de la misma mascarilla para atender a distintos pacientes, cuando estos se infectan con el mismo patógeno respiratorio y se colocan juntos en salas de espera, sin que el profesional sanitario se la quite entre paciente y paciente. La “reutilización limitada” se refiere al uso de la misma mascarilla para atender distintos pacientes, pero el profesional sanitario se la quita y se la vuelve a poner entre paciente y paciente.
El uso mantenido ofrece un menor riesgo de auto-inoculación en comparación con la reutilización limitada, dado que las manos de los profesionales sanitarios rara vez deben contactar la superficie contaminada de la mascarilla. Se debe insistir, en la necesidad de minimizar el contacto innecesario con la superficie la mascarilla y la estricta adherencia a las prácticas de higiene de manos. Esta es la razón fundamental por la que se debe preferir el uso extendido sobre la reutilización limitada.
Una revisión narrativa(283), publicada en 2014, de estudios publicados sobre la reutilización y uso extendido de las mascarillas de protección personal N95, FPP2 y FPP3, indica que la eficacia de estas mascarillas para evitar la inhalación de contaminantes ambientales depende de dos factores principales: la eficacia del filtro y el ajuste de la mascarilla a la cara. Un documento de la OMS (284) sobre uso racional de EPI, indica que el uso de la mascarilla mantenido durante más de 4 horas puede resultar incómodo para el personal sanitario.
Nota: N95 es similar a la FPP2.
Actualizado: 29/03/20
Copiar enlace